La radiografía de un asesino: El humo, sumamente perjudicial


“Fumar es una práctica donde una sustancia es quemada y luego se inhala debido a que la combustión desprende sustancias activas (o drogas) como la nicotina, la cual es absorbida por el cuerpo principalmente a través de los pulmones”, explicó la Dra. Marta Angueira,coordinadora del Programa de Prevención y Control  de Tabaquismo (PPCT) del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de un taller de periodismo científico realizado en Colonia de Sacaramento, Uruguay.

Pero son muchas las sustancias cancerígenas que contiene cualquier cigarrillo regular. Los fabricados en Argentina,“poseen elevadas dosis de níquel, un mineral que suele combinarse con otros metales”. Por aspirar sus vapores, muchos mineros contrajeron bronquitis crónica o cáncer.

Mientras que la nicotina es el elemento psicoactivo del tabaco (es decir, el que provoca adicción), el resto de sus componentes son los que producen más daño. Entre ellos están: los solventes acetona y touleno (este último, de uso industrial) ; el amoníaco; el ácido cianhídrico (que fue utilizado en las cámaras de gas); el veneno arsénico; elmonóxido de carbono (gas de los caños de escape); el plomo y el mercurio (utilizado en termómetros).

Pero también un simple cigarrillo contiene alquitrán (que es el ingrediente más cancerígeno de todos); el insecticidaDDT; los irritantes de las vías respiratorias acetaldehídoacroleína; el cloruro de vinilo (componente utilizado en materiales plásticos que disminuye la líbido); naftalinametanol (carburante para cohetes) e incluso el elemento radioactivo Polonio 210, entre otros.

Según reveló Angueira “la punta de un cigarrillo cuando se aspira puede alcanzar una temperatura de 900 grados” y las partículas liberadas por el humo de tabaco en ambientes cerrados “producen una polución 10 veces mayor a la de un motor ecodiesel”.

A su vez, la experta indicó que el organismo “absorbe mucho más el humo del tabaco del ambiente que el que se fuma”, motivo por el cual estos tóxicos producen altas tasas de mortalidad en fumadores pasivos.

Cómo daña el cigarrillo

Es de público conocimiento que el cigarrillo está asociado al cáncer. Pero un dato no tan popular es que puede provocar la enfermedad por dos tipos de mecanismo. Angueira explicó que el primero de ellos es por “irritación crónica”, asociado a “los cánceres de cavidad oral, faringe, tráquea, pulmón, riñón y vías urinarias”. Mientras el segundo corresponde al “estímulo directo del Oncogen (los responsables de la transformación de una célula normal en una maligna)”, que explicaría la relación “con las leucemias y el cáncer de colon”.

Si se clasifica el daño por género, el tabaco provoca “menopausia precoz y osteoporosis en mujeres”, en hombres es capaz de generar “alteraciones en el semen” , y en ambos, puede ser un factor de riesgo para infertilidad, según relató la experta.

 

Mientras que por el proceso de hipoxia (cuando una parte del cuerpo se ve privada de oxígeno) el cigarrillo produce“desde el envejecimiento de la piel hasta cataratas precoces”.

En cuanto a la enfermedad vascular, el tabaco provoca cuadros agudos como la trombosis, es decir la formación de coágulos que, cuando viajan por el torrente sanguíneo pueden causar infartos y accidentes cerebrovasculares (AVC). Pero también cuadros crónicos como la arteriosclerosis, donde con el tiempo se produce la obstrucción de las arterias.

 

En porcentajes, Angueira concluyó que el tabaco es responsable de “el 35% de las muertes en hombres y del 25% en las mujeres, del 85% de los cánceres de pulmón, del 50% de los infartos, del 85% de los casos de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y del 30% de los nacidos con bajo peso, especialmente cuando la embarazada fuma”.

 

Publicado bajo Salud y etiquetado como , .

Los comentarios están cerrados.